Y sigue la moda anti-gluten

Panes

Ya en el año 2011 mi marido, como autor invitado o mejor dicho «colado», escribió un post en este blog sobre la «Moda de la dieta sin gluten«.

En redes sociales hemos hablado mucho del tema: que si Lady Gaga obliga a sus bailarines a someterse a la dieta sin gluten, que si Novak Djokovic llegó a ser el #1 del tenis gracias a esta dieta, que si Miley Cyrus está super delgada por la dieta sin gluten…

Tweet de Miley Cyrus: ‘For everyone calling me anorexic, I have a gluten and lactose allergy. It’s not about weight it’s about health. Gluten is cr@pppp anyway!’ (Para aquellos que me llaman anoréxica, tengo alergia al gluten y a la lactosa. No es un problema de peso sino de salud. De todas formas el gluten es una «porquería»)

‘Everyone should try no gluten for a week. The change in your skin, physical and mental health is amazing.’ (Todos deberían probar evitar el gluten durante una semana. El cambio en tu piel en tu salud física y mental es impresionante).

Muchos se empeñan en demonizar al gluten, al azúcar, la sal o a lo que se ponga de moda, sin ninguna base científica. Los celíacos, los sensibles al gluten y los alérgicos al trigo no podemos comer ni una pizca de gluten, pero esto no significa que el gluten sea malo para todo el mundo y haya que evitarlo como si fuera un veneno.

Ayer, El Comidista publicó un artículo sobre este tema que os recomiendo: Contra el fanatismo sin gluten, en donde se cuenta cómo se hace negocio con la alimentación y el papel que juega la prensa. Algo que me sorprendió mucho fue esto:

Aunque solo medio millón de americanos sabe que es celíaco –el número real llegaría a 3 millones, el 83% de los cuales está sin diagnosticar–, son la friolera de 80 millones los que han dejado de consumir gluten.

El artículo presenta el libro La mentira del gluten de Adam Levinovitz y en este enlace puedes leer el primer capítulo.

La mentira del gluten

Leyendo el índice, creo que puede ser una buena lectura para el verano. No solo habla del gluten, también del azúcar, la sal, el plástico… Después de haber leído tanto sobre todos los alimentos que debemos evitar, podríamos leer el otro lado de la historia.

Igual quedamos hechos un lio… jajaja.

 



Añadir comentario

Los campos marcados* son obligatorios.