Restaurante Japonés – sin gluten y sin lactosa

Okashi Sanda

Durante la pasada feria MadGlutenFree, conocí a Tamara Ishihara, japonesa, chef y propietaria del restaurante japonés Okashi Sanda, y recientemente, por fin, fui a conocer su maravilloso restaurante en Madrid.

Si te apetece probar comida japonesa sin gluten y sin lactosa, deberías visitarlo. Es un todo un viaje sin salir de casa. De Malasaña a Tokio en un abrir y cerrar de ojos. Entras y todo es nuevo, interesante, diferente… La decoración alegre, la televisión en japonés, los nombres raros… al leer la carta iba a decir que todo me sonaba a chino, pero no, es japonés. Tengo que confesar que conocía poco la comida japonesa, exceptuando el sushi y los rolls típicos y me ha encantado todo lo que probé. Este restaurante estuvo muchos años en el barrio La Latina y fue allí donde empezaron a adaptar los platos de su menú para que fueran aptos para celíacos, pero desde diciembre de 2015 están en esta nueva dirección (San Vicente Ferrer, 22, Madrid) y aprovechando el cambio decidieron hacerse 100% Gluten Free. Están asesorados y certificados por FACE.

Salón Okashi Sanda

Recientemente, tuve la suerte de cenar en compañía de varias personas entre las que estaban Amaya de Celiaquitos.com y Alma de CeliacaInquieta.com. Nos divertimos mucho porque, aunque todos habíamos comido con palillos anteriormente, nunca nos habíamos tomado una sopa con fideos con palillos. Jajaja… yo era la más torpe. Se me escurrían los fideos y a cada intento lo que hacía era salpicar por todos lados, pero merece la pena, así que iré varias veces hasta que aprenda a comer como se debe.

Cenamos Ramen que más que una sopa, es un plato MUY SUSTANCIOSO que yo creo que es capaz de revivir a un muerto. Es como el «cocido madrileño» japonés. Lo que se ve es un plato enorme con caldo, fideos de arroz, carne de cerdo, algo que parece surimi de cangrejo, huevo, cebollino y alga nori, y lo que no se ve es un laborioso proceso de preparación que lo hace tan especial.

Ramen

Ramen

Nos explicaron que se come con los palillos y la cuchara se utiliza solo para apoyar los palillos y ayudarte. Así como los italianos usan la cuchara para enrollar los fideos en el tenedor. Luego, cuando terminas los ingredientes sólidos, te bebes el caldo del cuenco directamente. Así que es muy divertido. Como los niños que se beben el último poquito de leche del cereal del plato directamente. Sin cuchara y sin ‘ná.

Este mes estrenaron el Ramen (se pronuncia Lamen), pero con la llegada del calor dentro de poco, dejarán de ofrecerlo hasta que empiece el frío de nuevo. Así que aprovecha de probarlo antes de que sea tarde. Lo preparan los miércoles en el horario de cena.

La próxima vez que vaya probaré el Bento que ellos dicen que es el «tapper» de Japón, o el Lunch Box americano, pero yo creo que se parece más a un plato combinado… jaja. Es una especie de bandeja con compartimentos que llenan de varias cositas y tiene una pinta estupenda. Para llevar o comer por allí.

Bento

Foto: Iurdana Marugan -Facebook de Okashi Sanda

Otra cosa que no puedes perderte son los postres. Nosotros probamos 3 de ellos. Todos son sin gluten, sin lactosa y sin azúcar refinado. Están buenísimos:

  • Tarta de chocolate con crema de cacahuete y sake
  • Tarta de zanahoria con crema de coco
  • Brownie
Tarta

Tarta de zanahoria con crema de cacahuete

Ahora tengo que volver para probar el Dorayaki, el postre preferido de Doraemon y también el Mochi, un dulce japonés muy famoso hecho de arroz. A partir de este mes ya lo tienen. «Mochi de matcha relleno de anko» ¿Qué no entiendes nada? Yo tampoco, pero lo pruebo igual y seguro que está buenísimo. Bueno, me contaron que Matcha es un té y anko una pasta de judías dulces, pero aunque te suene raro hay que probar y descubrir cosas nuevas. ¿Cuántas cosas deliciosas hay en otros países que no conocemos?

Desde que soy celíaca he descubierto muchas cosas nuevas que me han encantado: los panecillos de queso de Brasil con harina de yuca, el queso marrón de Noruega, el Teff de Etiopia, el trigo sarraceno para hacer las crepes francesas, la quinua boliviana…

Así que atrévete. Abre tu mente a palabras «raras» y a descubrir nuevos sabores y texturas en un ambiente muy original.

Gracias a todo el equipo Okashi Sanda por trabajar con tanto esfuerzo y cariño para los celíacos y no celíacos.

 



Añadir comentario

Los campos marcados* son obligatorios.

*