Hay que estudiar idiomas

…Y llegó el día de Halloween.

Siempre me ha gustado disfrazarme y me encanta la ilusión que le hace a los niños que les regales chucherías. Me fui al supermercado Lidl a comprar chuches. Entre otras cosas compré unos caramelos de Toffee que tenían muy buena pinta. Aunque los caramelos no eran para mí sino para los niños, me dispuse a leer los ingredientes (como buena celíaca) por si luego me apetecía comerme alguno. Decía: Para información sobre alergenos mirar los ingredientes.

En los ingredientes no salía ninguno prohibido (para celíacos) y al final decía: Puede contener trazas de cacahuetes y otros frutos secos. Empecé a comerme uno y luego seguí leyendo los ingredientes en otros idiomas y en portugués decía: Puede contener gluten y frutos secos. ¿?
¿Es que sólo estropea el intestino de los portugueses?

Menos mal que siempre me han gustado los idiomas, voy a seguir estudiando para poder comer.
Por cierto, el caramelo lo escupí antes de tragármelo.



Añadir comentario

Los campos marcados* son obligatorios.

*